top of page
Banner 726x89.jpg

La foto de la vergüenza y feroz crítica al 'clasismo' de la Semana Santa de Málaga


Dicen los que ya habían vuelto de la Pollinica o el Cautivo que "la Semana Santa de Málaga es para los ricos". Por lo visto, es que dicen que "nadie que no tenga silla o sitio en la tribuna puede ver ningún trono en el recorrido oficial". Después vino el 'Linterna' con su vídeo de dos minutos y esos boxes de fórmula uno que no dejan ver nada al que va de paso.


En parte es cierto. Pero en parte no lo es. Como digo, este Miércoles Santo me aventuré a comprobarlo in situ y aunque hay zonas donde me fue imposible ver nada, sobre todo en lo que respecta a la zona entre Plaza de la Marina y la Catedral, en otras no es así.


Un problema que no tuve, por ejemplo, en la Alameda. Y es que además de poder ver sin problemas al 'Rico' o 'Sangre', pude sentarme en una de las decenas de asientos vacíos de aquellos que pagan pero no van.


Disfruté durante varias horas de la Semana Mayor malagueña en su plenitud. Y lo hice bien, a una distancia aceptable, sin empujones y sin molestias. Además, como buen malagueño puse el oído a mi alrededor y me fui enterando del problema.


Este no era otro que el centro. Pero el centro, centro. El de calle Larios, el de la Plaza de la Constitución y ese que ya sea verano o invierno; Navidad o Feria; agolpa a miles de personas que acuden a ver, a mirar y a olisquear lo que allí haya. Y eso, en Semana Santa, es culto.


Decía una señora, muy informada ella, que desde los atentados de Barcelona el protocolo de seguridad obliga a cerrar las calles a la gente y solo permitir el paso, en el centro, centro, de los que tiene silla. El resto, como pájaros en jaulas esperando verle el cogote a la imagen de turno.


Obvio que no es la Semana Santa de Málaga que todos recuerdan. Pero es que las cosas han cambiado mucho y las tradiciones de antes, como comer pipas, ahora son de otro modo. Es lo que tiene el paso de los tiempos, que se lo lleva todo.


La foto de la vergüenza

Me la manda un amigo, que se la pasó otro que dice que estaban las sillas vacías y los "verdaderos cofrades" de pie, en la valla, sin poder acceder a un sitio que era público. Y ahí tiene razón. Si pagas pero no vas, ¿por qué nadie iba a poder aprovechar ese asiento? Siéntese. Es lo más justo. Las calles son de todos y si hay hueco, hay que ocuparlo.


Parece que no es algo tan obvio. Ni en Larios ni en ninguna otra zona de las de relumbrón. En cambio, en la Alameda, no hay problemas. Si hay algo vacío, me siento. Y si viene el dueño me levanto y me pongo en la otra. Y así. Lo que ha sido siempre esta fiesta de las procesiones, que es de todos.

Comments


Más noticias
Banner 290x290.jpg
bottom of page