top of page
Banner 726x89.jpg

El fútbol torreño homenajea a Juan Aguilar, Guardia Civil herido por la banda terrorista ETA


El 17 de diciembre de 2002 ETA asesinaba al guardia civil Antonio Molina Martín 'Héroe de Collado Villalba' de varios disparos. Junto a él, resultaba herido otro Guardia Civil, el torreño Juan Aguilar Osuna, que quedó tras el atentado con secuelas de por vida.


Se cumplen ahora 20 años de tan dramático suceso y Juan Aguilar es delegado de un equipo de la Escuela de Fútbol de Torre del Mar, conjunto que a modo de homenaje dedica este fin de semana todos sus goles a este héroe.


Dentro de ese homenaje, una foto. La de su hijo dedicándole un gol a su padre sobre el terreno de juego del Estadio Municipal Juan Manuel Azuaga.


Ocurría un 17 de diciembre de 2002

El martes 17 de diciembre de 2002 dos miembros de la banda terrorista ETA dispararon a bocajarro en la carretera Nacional VI contra el guardia civil Antonio Molina Martín y su compañero, Juan Aguilar Osuna, que acudió en su ayuda, cuando el primero solicitaba la documentación a dos individuos que les habían resultado sospechosos.


Sobre las 15:50 horas estaban realizando un control en la localidad madrileña de Collado Villalba. Detuvieron a un Ford y Antonio se acercó a la ventanilla. Recibió varios disparos a bocajarro, no murió en acto, luchó con las fuerzas que le quedaban y logró defenderse; vació su cargador contra el etarra alcanzándole con cinco impactos, siguió detrás del terrorista hasta que las fuerzas se le agotaron, murió como un héroe.


En el tiroteo, Juan resultó herido, tenía entonces 26 años; hoy está inhabilitado para el desempeño del oficio por las heridas.


Los dos terroristas etarras acabaron detenidos, se trataba de Jesús María Etxebarria Garaikoetxea y Gotzon Aramburu Sudupe.

Ambos huyeron del lugar, pero Gotzon fue detenido instantes después por Cesar Silo, guardia civil de tráfico que iba desarmado y fuera de servicio.


Jesús María emprendió la huida inicialmente a pie. Pistola en mano, abordó al conductor de un vehículo, una mujer a la que obligó a bajar tras llevarla un trecho secuestrada mientras enfilaba la Nacional VI en dirección a La Coruña.


Después hizo uso de varios medios de transporte público y llegó a San Sebastián, vía Valladolid, donde apareció el vehículo abandonado. Allí fue reconocido y detenido esa misma noche por miembros del dispositivo policial.


Los asesinos intentaban introducir en 130 kilos de explosivos para atentar en Madrid el mismo día de Nochevieja en nueve centros comerciales y causar una masacre.


Comments


Más noticias
Banner 290x290.jpg
bottom of page