La vieja guardia política de Vélez-Málaga sale de la cueva


El verano acaba de comenzar y el municipio entra en calor. Y no les hablo de temperatura ambiental, sino del clima político, cada vez más convulso por eso de que falta menos de un año para las elecciones municipales. Ante esto y con el Partido Popular descartado por ausencia de la batalla diaria por llegar con ventaja a la 'pre' 'pre' precampaña electoral, es la vieja guardia política la que se afana en salir a la palestra 'social' para no perder comba de lo que pasa en el municipio.

Esos que a día de hoy quieren arreglar el municipio y que critican sobremanera el trabajo que se realiza en Torre del Mar, acaban de salir de la cueva. Como si la gente se olvidara el legado que una vez quedó en Vélez-Málaga, tranvía, casas de madera o esa huelga de basura que fue letal para el turismo del municipio y de la que tardó en reponerse.

¿A qué quieren jugar? La política, señores, es algo más. A día de hoy, se convierte en toda una preocupación y la gente no apuesta por el circo mediático de entonces. Apuestan por lo nuevo, por esas otras formas de hacer el trabajo público, sin grandes alardes y con más horas de reloj en la calle, en el despacho, al pie del cañón. No recuerdo, a los de entonces, remangarse cuando el levante azotaba nuestro litoral; pelear con Costas, la Junta y hasta con el Sursum Corda si fuera necesario para defender el interés general de los vecinos y vecinas de este municipio.

A los que mueven esos hilos, sus lacayos y mensajeros, decirles que sí, que en Torre del Mar hay todavía mucho por hacer. Pero que ese atraso no viene de 2015, viene de mucho antes. Que el atraso del pueblo torreño y del municipio en general lo provocaron años de una política nefasta, de ombligos interminables y de personas, o personajes, que creían estar por encima del bien y del mal.

Por último y para los que siguen pensando que Torre del Mar es el problema de este municipio, decirles que no, que tranquilos. Si las luces de Vélez-Málaga se encienden a tiempo, el próximo 2019 vamos a ver que Torre del Mar era el principio de la solución. Que había una forma de trabajar para todos, por el interés general y no por un puñado de votos. Que la limpieza, seguridad, turismo e infraestructuras tenían un equilibrio que nunca nadie buscó, o no quiso buscar. Desde Torre del Mar se está dando una cura de humildad a los que visceralmente lo daban todo cuando iban a FITUR, a por el centollo o a reuniones de las de traje y corbata.

A todos esos que venden consejos que no se aplican, una recomendación: Abran la mochila, saquen todo lo que huela a podrido e intenten mirar siempre por el bien del municipio y no por el unos pocos, esos que un día estuvieron allí y hoy están aquí con otra camisa.

Más noticias
BANNER.PNG

Desde 2010 Correo de la Axarquía

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle