banner_Mesa de trabajo 1.jpg

Estas son las razones por las que debes vacunarte contra la gripe


La gripe es una infección respiratoria de origen vírico que se contagia a través de la tos, los estornudos y el contacto cercano. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda, debido a la mutación anual de su estructura, la vacunación anual y no olvidar que al menos son necesarias dos semanas para desarrollar la protección inmunológica.

Las campañas de vacunación se han iniciado en las diferentes Comunidades Autónomas en la segunda quincena de octubre.

Un beneficio colateral a tener en cuenta de la vacunación antigripal es que frena el efecto contagio. Si finalmente la persona contrae la gripe esta suele tener menor gravedad. Algunos conocimientos que debemos tener sobre la gripe y que proporciona la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) son:

La gripe es una infección vírica aguda que se transmite fácilmente de una persona a otra y puede afectar a personas de cualquier edad.

Los síntomas de la gripe duran generalmente una semana y se caracterizan por la aparición súbita de fiebre alta, dolores musculares, dolor de cabeza y de garganta, tos secas, mucosidad nasal. No obstante, con frecuencia los pacientes con gripe tienen síntomas catarrales leves.

La gripe es generalmente una enfermedad autolimitada y de curso benigno que no requiere de tratamiento antibiótico, recuperándose la mayoría de los afectados en una o dos semanas.

La gripe puede ser causa de desestabilización en los paciente de enfermedades crónicas y producir neumonía, enfemedad grave y muerte, fundamentalmente en poblaciones de alto riesgo.

En casos graves, o en pacientes con riesgo elevado de complicaciones relacionadas con la gripe es importante acudir al médico e iniciar un tratamiento con antivíricos lo antes posible.

La gripe es una enfermedad que se transmite a las personas cercanas que inspiran las gotitas respiratorias producidas por la tos y estornudos, o incluso al hablar. También se puede transmitir a través de las manos contaminadas y del contacto con superficies y objetos con presencia del virus e inoculación posterior al tocarse la propia boca o nariz.

La mayoría de personas pueden infectar a otras desde un día antes del inicio de los síntomas de gripe, hasta cinco a siete días después del inicio de los mismos.

Para prevenir el contagio se recomienda evitar el contacto con personas enfermas. Asimismo se recomienda que las personas con gripe permanezcan en su domicilio en lugar de asistir al colegio o al trabajo mientras dura la enfermedad. Es aconsejable cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo cuando se tosa o estornude. Se deben lavar las manos con frecuencia mediante el uso de agua y jabón o una solución alcohólica. Es necesario evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.

La vacunación es la forma más eficaz de prevenir la infección; se recomienda fundamentalmente a las personas que tiene un mayor riesgo de presentar complicaciones que son las siguientes: mayores de seis meses con enfermedades crónicas, personas con obesidad mórbida y/o algún tipo de inmunodeficiencia, mayores de 65 años y mujeres embarazadas.

Los profesionales que proporcionan servicios esenciales en la comunidad, los profesionales sanitarios que trabajan con personas con alto riesgo de tener complicaciones por la gripe y los familiares de estas personas, también deben vacunarse.

#general

1/2

Desde 2010 Correo de la Axarquía

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle